Después de 15 años organizando bodas os podemos asegurar que hemos visto regalos para  invitados de todos los tipos y colores. No resulta nada complicado coordinar tareas para conseguir ese detalle especial para obsequiar a cada invitado; pero sí resulta complicado tomar una decisión sobre qué será ese detalle.

Estamos hablando de un recuerdo que se llevará vuestra gente tras la boda así que, aunque a muchos les pese, dedicar un rato largo a elegir qué será ese regalo es algo necesario en la organización de una boda. Hay que pensar no sólo en el precio, si no en que sea útil (¡o rico!), en el tamaño correcto, el transporte y cómo se entregará a cada invitado. Lo podéis poner en la mesa del banquete, con nombre o sin él, en un puesto en el aperitivo o barra libre, o incluso pedir a algunos invitados que os ayuden a entregarlos. No hay protocolo escrito al respecto, pero es importante pensar en el tiempo que se le quiere dedicar a esta partida en el mismo día de la boda.

Aquí compartimos con vosotros varias ideas actuales, sencillas y vistosas. Hay muchas formas de ser originales, y aquí os enseñamos unas pocas. ¡Esperamos que os sirva de inspiración!

 

Plantitas: es un regalo sostenible, aparte de coqueto y vistoso. Cualquier floristería os recomendará una planta del tipo suculenta o también llamada crasa. Son muy duraderas, decorativas y resistentes (especialmente si se cuidan bien). Con una maceta bonita o envuelta en una tela de vuestro gusto ya tenéis un detalle que todos vuestros invitados recordarán. Otra opción sería una planta estilo aromática (orégano, tomillo, menta…). Durarán menos que las crasas, pero la próxima vez que vuestros invitados aromaticen un plato o bebida en casa se acordarán seguro de vosotros.

Mermeladas, aceite, vino, miel….: los detalles gourmet están a la orden del día. Podemos englobar en esta categoría todos esos regalos gastronómicos que ya vienen envasados (mejor en formato mini). Todos son fáciles de personalizar pidiendo a cualquier imprenta que os haga una etiqueta. Nada como ir directamente a fábrica para hacer pedidos a lo grande y ahorraros un pellizco (¡todo suma!).

Galletas personalizadas: es algo bastante típico lo de regalar dulces en una boda. A todo el mundo les gustan, no son costosos y son fáciles de entregar. Las galletas están de moda y son una super opción de dulce sobre todo porque son fácilmente personalizables con una frase, vuestros nombres o la fecha de la boda. ¡Ojo con el envoltorio! No olvidéis que lo más complicado es que lleguen enteras a la casa de vuestros invitados.

Jabones con formas: actualmente hay tiendas especializadas en combinar cualquier color y en hacer cualquier forma inimaginable con jabón. Hay sitios que los hacen con forma de donuts, de legos, de flores o frutas. Es un detalle para sorprender, duradero y útil. “0” complicaciones.

Kit anti-resaca: se ha puesto muy de moda en estos últimos años regalar este kit, y es que no podemos negarlo: ¡Es muy útil! A más de uno le sacará una sonrisa por la noche y un dolor de cabeza por la mañana. Es normal que la gente se pase un poco con las copas en una boda. No se me ocurre una mejor ocasión que una boda para permitirse un exceso. Ibuprofeno, chicles, toallitas refrescantes, gafas de sol, unos caramelos…estos suelen ser los componentes de este “salvavidas” o también llamado “levantamuertos”.

Bolsitas aromáticas: con pieles de cítricos o hierbas secas (especialmente la lavanda) son un regalo original y también duradero. Los olores están conectados directamente al “cerebro emocional” (sistema límbico), por lo que resulta un regalo muy efectivo para que vuestros invitados recuerden vuestra boda cada día al abrir su armario.

Perfumes: con el mismo efecto recuerdo que las bolsitas aromáticas, la miniaturas de perfumes de grandes marcas es algo que vuestros invitados valorarán seguro. Tienen unos precios más asequibles de lo que la gente piensa (desde 4€), y si son marcas bien valoradas acertaréis seguro. Aunque también os podéis aventurar a crear vuestro propio perfume. Todo depende del tiempo del que dispongáis y el presupuesto que queráis dedicarle. Sea uno ya creado u original, ¡no olvidéis personalizar el detalle con una bonita etiqueta!

Sales de baño: no hay nada como que te regalen unas sales de baño para tener la excusa de darte un baño relajante. Regalad un poco de relax el día de vuestra boda, y por qué no decirlo, ¡regalad salud!

Alpargatas para todos: este detalle ya se ha convertido en un clásico desde hace varios años. Para las chicas sacarse los tacones para bailar cómodamente al empezar la barra libre siempre es un gustazo. Y aunque no lo tengamos en cuenta, muchas veces a los chicos también les molestan los pies con los zapatos recién estrenados. Por ello este detalle a invitados es tan popular. Es muy útil y sólo hay que preocuparse de poner un “stand” mono en alguna esquina de la pista de baile para que cada uno se sirva. Tips importantes: que los zapatos estén clasificados por tallas, poner bolsitas para transportar el otro par de zapatos y por último, unos rotuladores para que cada invitado pueda marcar e identificar fácilmente su bolsa.

Pajaritas para ellos: un clásico que no pasa de moda. Un detalle hispter que a todo el mundo le hará gracia. Buscar los estampados más llamativos. Lo importante es que este complemento no pase desapercibido; así os recordarán seguro. Otra idea que entra dentro de la categoría “complementos” son las gafas de sol básicas; y estas valen para todos. Podéis pensar en poner 2 detallitos a la vez para que cada invitado escoja.

Detalles solidarios: para todas aquellas parejas que no tengan claro qué regalar, ésta es una opción “top”. Pueden ser donaciones a cualquier organización, ONG o asociación humanitaria que apoyen cualquier causa justa; y mejor si es una con la que os sintáis especialmente sensibilizados para darle a todo un sentido especial. Muchas de estas organizaciones os dan el detalle para que vuestros invitados sepan a donde ha sido destinado el dinero.  La lista de causas que necesitan vuestro apoyo es inmensa. Incluso podéis poner vuestro granito de arena eligiendo regalos que sean artículos procedentes de mercado justo, o incluso productos ecológicos.

¡Ahora solo falta elegir!

 

 

Deja un comentario

  • (no será publicado)