Son muchas las parejas que aún viviendo en Madrid deciden casarse en Galicia y con nosotros. Para todo el equipo del Pazo da Touza es un orgullo recibir invitados de la capital; una ciudad con tantísima oferta de enclaves para la celebración de una boda. Es un verdadero halago para nosotros, aunque sabemos a ciencia cierta que nunca se arrepienten de su decisión.

Por las palabras que nos dedican Ana y Jacobo estamos seguros de que la distancia entre Madrid y Nigrán no supuso ningún problema para organizar y llevar a cabo la boda de sus sueños. Fue una boda en octubre, ese mes por el que muchas parejas no optan por la climatología gallega. También os podemos asegurar que en otoño llevamos a cabo bodas tan bonitas y mágicas como esta. Sólo en esa época del año veréis estos preciosos colores de la enredadera que cubre la fachada del Pazo.

No faltó la sonrisa de los novios en todo momento, un regalo para todos los que estuvimos en esa boda. Las risas de cada uno de los presentes, los juegos que planearon los amigos de la pareja, los detalles que dieron a los invitados y millones de besos. Todo fue alegría.  ¡Nos encantan las bodas que rebosan felicidad!

Están son las palabras que nos dedican esta fantástica pareja:

“El pasado 14 de Octubre celebramos nuestra boda en el Pazo da Touza y la verdad que fue increíble. Aunque soy de Madrid, siempre tuve muy claro que quería casarme en Galicia ya que soy una enamorada de esta tierra.

Recuerdo muy bien el primer día que fuimos a visitarlo, enseguida tuvimos claro que ahí nos casaríamos. Tanto el Pazo como los jardines son maravillosos , encontrándose en un enclave perfecto, rodeado de naturaleza. Parece sacado de un cuento!!!!

Rosa fue quien se encargó de la organización y solo podemos definirla como maravillosa! Es una profesional increíble, pero todavía mejor persona, de esas que te alegras de que se hayan cruzado en tu camino. Pone todo su empeño y ganas para que el día de tu boda sea perfecto, aportando ideas y soluciones a todo lo que le planteas y siempre con una sonrisa increíble. Nosotros además vivimos fuera y todo fueron facilidades en la organización.  Si hay algo que tuvimos claro desde el primer momento es que estando ella al frente nada podía salir mal….

Y así fue….Llegó el gran día y todo fue perfecto…los invitados quedaron encantados y a día de hoy nos siguen diciendo lo bien que se lo pasaron, lo bonito que era el sitio y lo maravillosamente bien que comieron.

Desde aquí solo nos queda dar las gracias a Rosa y a todo el equipo del Pazo da Touza, sin olvidarnos de Nuria Cervera (¡qué cóctel y que comida tan espectacular!) por hacer que este día, fuera infinitamente mejor de lo que hubiéramos soñado.

Sin lugar a dudas repetiríamos Touza una y mil veces!”

No podemos estar más agradecidos a esta pareja por facilitarnos nuestro trabajo con su alegría y cariño. Los recordaremos siempre por llenar el Pazo de sonrisas.

¡Gracias chicos!

¡Salud! ¡Por vosotros!

 

 

Deja un comentario

  • (no será publicado)